Mi experiencia con el cáncer de mama

Era 16 de octubre del año 2000, el año en que la familia se dividió en dos, vivíamos en Bacadéhuachi mis papás y yo, mi hermano se  vino  a estudiar a Hermosillo, mis  hermanas ya tenían dos años aquí. Ese día también era cumpleaños de mi  papá, cumplía 57. Tuvimos viaje a Hermosillo porque a mi mamá le tenían que hacer un estudio muy importante. Recuerdo que mi papá no pudo estar, tenía que ir al rancho, porque algo salió, lo más seguro es que fue a conseguir cómo pagar los gastos del hospital. Total, ese día 16 como a las 6:00 de la tarde, estábamos  mis hermanos, mis tías y yo con mi mamá. Recuerdo que cuando salió de la cirugía, el Dr. tenía un frasquito con un pedazo de carne, le hicieron una biopsia, yo al momento no sabía bien que era, sólo que era una muestra de la parte del cuerpo que le tenían que estudiar. Yo no tenía miedo, pero tenía un presentimiento raro de que algo no estaba bien, y a la vez sabía que todo iba a salir bien.

Pasaron los días, entregaron los resultados y ahí  salió la palabra cáncer de mama , una palabra que era salida cómo de una película de terror, como que la decían con miedo, con morbo, era casi innombrable. Mi mamá en ese momento tenía 45, yo tenía 13. No se que pasó por mi mente, pero recuerdo como me sentí, me sentí como si me hubieran golpeado para levantarme, le dije a mi mamá que todo iba a estar bien, que el Dr. me había dicho que la ciencia estaba muy avanzada, también le dije que Dios la iba a proteger. A partir de ese momento, empiezo a tener recuerdos borrosos, no se si fue porque me bloqueé, o porque decidí sanarlos. Fueron momentos difíciles.

Se llegó el momento de la masectomía , buscaban donadores de sangre, fue muchísima gente, mis primos desfilaban en el hospital. Por otro lado la situación económica en mi familia, en ese momento  no estaba en buen estado, mi papá buscando como hacerle, porque no tenía seguro de gastos médicos. Al final todo salió, entre el rancho y el apoyo de un tío y una tía que siempre llevaré en mi corazón. Ese día mi mamá salió de ahí sin un pecho. Cuando la ví por primera vez,  no sentí  tristeza, ni miedo, ni siquiera lástima, sentí gratitud, porque mi mamá siempre me dijo que le quitaban esa parte para que el cáncer no creciera, y así lo asumí.

El tiempo de recuperación fue difícil, yo no podía cambiarme de escuela porque las clases ya estaban muy encarriladas, ya era noviembre, y mi mamá no podía irse conmigo, porque tenía que terminar el tratamiento, mi papá entre el rancho, Bacadéhuachi y Hermosillo. Ese año fue cuando aprendí a vivir en soledad, a pesar de que todos; mi papá, mis tías, mis amigas, mis maestros y maestras, siempre estuvieron al pendiente de mí, nada era igual sin mi mamá conmigo. En la escuela todos mis maestros y maestras me apoyaron mucho, para poder ir a ver a mi mamá. Incluso, ya para el último semestre de clases,  el Director de la Secundaria me hizo un planteamiento; que me metiera a un concurso de canto para excentar el parcial , y así poder pasar más días con mi mamá, igual  (siempre fui buena alumna). Así que con tal de ir a verla y quedarme tiempo con ella, dejé la pena a un lado y entré al concurso que fue a nivel regional. Antes de cantar, el Director me dijo: “Dalia, si pasas al Estatal, te exento todo lo que queda de clases. Sólo presentas trabajos de cada materia, y te vas con tu mamá”. Pues imagínate, canté, simplemente canté, no con la intención de ganar, si no con la intención de estar con mi mamá. Y gané, me acuerdo que el Director encantado, porque después nos fuimos al estatal, ya con el compromiso de cumplir. Ibamos secundarias de todo el Estado, y yo ya estaba feliz porque independientemente del resultado yo ya estaba exenta, y volví a cantar. Quedé en segundo lugar a nivel estatal. El Director cumplió su promesa y me fui con mi mamá.

Fue difícil, tengo recuerdos borrosos, ¿Qué será? yo creo que simplemente los bloquee, y cuando los bloqueas tarde o temprano salen, porque  en este momento que escribo y recuerdo esto, tengo lágrimas en los ojos, entre nostalgia, dolor, gratitud.  Porque no podemos negar que cualquier enfermedad llega y golpea duro, te sacude, te remueve, te pone a veces a replantearte y a cambiar de vida. Pero cuando la enfermedad te da segundas oportunidades, como a mi mamá la vida se la dio, hay que vivir en gratitud.

18 años después aquí estamos, mi mamá luchando no contra el cáncer, si no luchando por tener calidad de vida, ya mi papá no está, y ella está aquí, fuerte por dentro y por fuera. La clave fue, la detección temprana y por su puesto la voluntad de Dios.

Esta fue mi experiencia con el cáncer de mi mamá:

  • Lo suficientemente fuerte para sacudir, lo suficientemente débil para sobrevivir 
  • Lo suficientemente  temprano para detectar, lo suficientemente a tiempo para curar 
  • Lo suficientemente vulnerable para aceptarlo, lo suficientemente valiente para enfrentarlo

Así  es el cáncer, una enfermedad que llega, golpea, sacude, te remueve partes del cuerpo, pero te acerca personas a tu vida. Te quita fuerza física, pero te da fortaleza espiritual. Al final, así es la vida, con altas y bajas, con dolores y alegrías. Es difícil, muy difícil, pero una vez que sientes gratitud, hasta por las enfermedades y sientes que todo proceso que llegue a tu vida, tiene una razón de ser, empiezas a disfrutar de los buenos momentos que llegan. Porque no puedes controlar la cantidad de años que vas a vivir, pero si está en tus manos como los vas a vivir.

Dalia Valencia

Política Digna

“La política es carrera de resistencia, no de velocidad “

eau de parfum-2

Hoy más que nunca México necesita de hombres y mujeres que se comprometan a trabajar por el bien común, personas de liderazgo con valor y sobre todo valores.

🔹Si te gusta la política, participa. No te desanimes al ver a quienes han defraudado con mal desempeño, tú no eres ellos.

🔹No te retires si no ves resultados rápidos, esta es una vocación de entrega, paciencia, constancia y tolerancia.

🔹No desistas en los tiempos difíciles, porque es cuando más te necesitan, además es donde más aprendes.

Haz política de la buena, honesta, recta, la que te haga sentir orgullosa de quien eres. No importa si es encabezando una candidatura, tras bambalinas, trabajando en gobierno, en la planilla de tu escuela, en el comité de tu colonia, o dentro de tu familia.

Hagamos una nueva generación de líderes con valor y valores. Si ya estás en una posición de liderazgo y toma de decisiones, apoya e impulsa a más mujeres para que también lo logren. Resiste, persiste, sin prisa, sin pausa… hagamos #PolíticaDigna 🙋🏼‍♀️

 

 

 

 

 

 

Mi vía rápida para ser feliz

De mis recetas favoritas…

INGREDIENTES PARA VIVIR MEJOR:

  • CALMA EN EL ALMA
  • SABIDURÍA
  • VOLUNTAD INQUEBRANTABLE
  • UNA BUENA DOSIS DE INSPIRACIÓN
  • PASIÓN EN EL CORAZÓN

IMG_9351

No empoderes a una mujer…

Untitled-1 2

  1. No empoderes a una mujer, si no quieres que tenga voz propia.
  2. No empodres a una mujer, si no quieres que pierda el miedo a ser ella misma.
  3. No empoderes a una mujer, si no quieres que de el paso a perseguir sus sueños.
  4. No empoderes a una mujer, si no quieres que sea independiente.
  5. No empoderes a una mujer, si no estás dispuesto(a) a respetar su dignidad.
  6. No empoderes a una mujer, si te crees un ser superior a los demás.
  7. No empoderes a una mujer, si no quieres conocer su opinión, a pesar de ser valiosa.
  8. No empoderes a una mujer, si te rehusas a ver un avance en tu sociedad.
  9. No empoderes a una mujer, si no estás dispuesto (a) a que existan menos desigualdades sociales.
  10. No empoderes a una mujer, si la quieres manipular.

Si no tienes confianza en ti mismo (a), respeta y aprende de quién si la tiene.

Si no estás dispuesto(a) a ver como una mujer se supera, mejora, persigue sus sueños, la realidad es que no quieres ver avance en la humanidad.

Si crees que una mujer en estos tiempos no encaja en una posición sólo por su género, espera a que los tiempos te rebasen y  seas tú quien no encaje en una sociedad incluyente.

FullSizeRender

Si la palabra EMPODERAR es muy fuerte para ti:

No empoderes a una mujer… Pero no la limites

No empoderes a una mujer… impúlsala

No empoderes a una mujer… Respétala

No empoderes a una mujer… Valórala

No empoderes a una mujer… Ámala

IMG_5422 2

Cuando la oportunidad te encuentre…

 

IMG_0033